Awakenings; un sueño hecho realidad

El techno en España deja mucho que desear… Por eso todos los españoles amantes de esta música que viajan a países en donde está más desarrollada quedan estupefactos. Y eso es lo que me pasó a mí el 24 y 25 de junio en Amsterdam, en el festival Awakenings.

 

El techno es difícil de comprender. Es una música que te invita a recorrer un camino interminable de estilos y artistas, en donde nunca conocerás ni la mínima parte de todo el abanico que existe. Se trata de una sucesión de sonidos relativamente fácil de hacer, comparado, por ejemplo, con un grupo de rock. Sólo con el alquiler de la sala de ensayo y el precio de uno de los instrumentos se supera el presupuesto para hacer una sesión entera de techno.

¿Qué significa esto?

El mercado es enorme y es complicado hacerse un hueco. Los que están arriba han luchado durante años. De hecho, la mayoría de los DJS rondan los 50 años.

Empecé a escuchar techno con 17 años, y hasta un año después no descubrí el sello Drumcode, en donde reinan los bajos y los sonidos graves. Mis amigas y yo nos hicimos adictas a esta música y nos propusimos ir al mejor festival centrado en este tipo de techno: El Awakenings, en Ámsterdam.

El primer día nos levantamos muy pronto, ya que la jornada de sesiones comenzaba a las 12 de la mañana. Los nervios nos robaron algunas horas de sueño, pero estábamos muy emocionadas como para estar cansadas. El tiempo nos acompañó y nos juntamos con un gran grupo de españoles para coger el bus al festival.

Llegamos a las taquillas y desde ese momento notamos la buena organización del festival. No tuvimos que esperar ninguna cola en todo el fin de semana. El acceso se realizaba a través de un camino que recorría un bosque precioso, y en apenas diez minutos entrabas en el recinto.  Entramos por la Puerta Norte y fuimos directas al Área Z, a ver cómo pinchaba Maceo Plex. El sonido era impresionante; en todas las zonas sonaba al mismo volumen, por lo que no importaba estar en última fila. La gente se dejaba espacio para bailar y el ambiente era muy amigable.

Pasadas un par de horas nos dirigimos al Área X, donde escuchamos a Sven Vath. Luego pasamos por el Área Y, que era una carpa situada encima de un lago. El paisaje era maravilloso; nos gustó disfrutar de la música estando en un sitio tan especial. Todo verde, todo limpio, y lleno de gente que se lo estaba pasando igual de bien que nosotras. Vimos también a Ricardo Villalobos, que nos deleitó con sus temas antiguos que nunca fallan. Con tanto dj no sabíamos ni a dónde ir, pero decidimos disfrutar del techno europeo, ya que el español es más accesible en Madrid. Vimos a Apollonia en el Área X y a Len Faki más tarde.

tumblr_nz39xfqSq41u0vxjpo1_500.gif

Los Martinez Brothers nos sorprendieron con una espectacular forma, creando un set muy enérgico que nos hizo olvidar el cansancio de todo el día. No paramos de bailar. Cerramos el día viendo a Pan-Pot y un rato a Joseph Capriati.

El segundo día fue incluso mejor. Vimos a Adam Beyer, el maestro de Drumcode, y algunos grandes como Sam Paganini o Amelie Lens. Cerramos con Joris Voorn y, a regañadientes, volvimos al hotel.

Fue una experiencia inolvidable. La organización impoluta, la música excelente, el sonido de buena calidad, la gente amable… algo de lo que no disfrutamos en España en casi ningún sitio. Aunque se vaya un poco del presupuesto estudiantil, es totalmente recomendable para los amantes del techno.

Carmen Moreno Álvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s