Lone Fleming: “Las mujeres contamos las cosas de forma diferente ”

IMG_20171002_115645
Lone Fleming durante la entrevista

Lone Fleming nació el 5 de agosto 1945 en la lejana provincia de Aarhus en Dinamarca.  Su naturaleza inquieta la llevó a viajar por distintos lugares del mundo para lograr su sueño de ser actriz hasta afincarse en España.

IMG_20171002_115346
Lone Fleming durante la entrevista

 

IMG_20171002_115220
Lone Fleming en la película “El ataque de los muertos sin ojos”.

A sus espaldas, nada menos que 40 largometrajes en los que ha trabajado con algunos de los actores y directores más importantes de la industria del cine de los años 70. El cine inunda todas las facetas de la vida de la artista pues está casada con el director español Eugenio Martín, conocido por sus películas de terror. Tras casi 40 años de inactividad en la profesión Lone regresó al cine hace apenas tres años. Pero ya no solo como actriz, sino que se lanzó a la producción y dirección de cortometrajes. Su estilo de vida es muy rápido y activo, siempre está trabajando en diferentes proyectos y precisamente acaba de terminar su último cortometraje “La Virgen Descalza”.

verkami_5eb3e46f28fe7e26f6e05a298f4e6b34
Lone Fleming en el rodaje de “La Virgen Descalza”.

Pese a las grandes estrellas y las producciones en las que ha trabajado impacta su cercanía. Lone nos recibe una mañana de lunes en una pequeña cafetería cercana a su casa. Confiesa que ha tenido problemas con el coche y ha estado a punto de cancelar la entrevista, pero finalmente ha venido. Es la última oportunidad para hablar con ella, puesto que al día siguiente marchaba a Londres para promocionar su último trabajo.  Lone contesta risueña, espontánea ,enérgica  y sin tapujos a todas las cuestiones puestas sobre la mesa.

En primer lugar, Lone ¿El cine le ha interesado desde siempre?

Sí, casi desde que nací. De joven había dos cosas que me interesaban. Una era la enfermería y otra ser actriz. Hice todo lo que pude por ser enfermera, pero las matemáticas no se me daban bien, así que le dije a mi madre que iba a ser actriz. No me importaba ganarme la vida en cualquier país.

¿Cómo decidió venir a España?

A España llegué casi sin un duro después de pasar una época difícil en EE. UU. Llegué a Madrid y alquilé una habitación por la que pagaba 100 pesetas diarias. Al principio cogí un trabajo vendiendo revistas. Hice amistad con Cesar Bonet que me dijo que empezara con fotonovelas y ya poco a poco me metí en el cine.

¿Cómo fueron sus inicios como actriz?

Empecé haciendo una fotonovela a la semana por la que me pagaban 5.000 pesetas. A mí me encantaba, lo pasábamos genial. Luego, ya conseguí un representante y participé en películas. Al principio sin un diálogo, de figurante, luego ya me dieron diálogo vieron que estaba bien y así me dieron más y más y más.

Empecé con comedias. La primera película fue “Lo verde empieza en los pirineos”. Salgo en bikini, me tiro a una piscina en pleno invierno (dice entre risas). Fue el primer papel serio con el que trabajé.

Cuando participó en westerns trabajó con actores muy reconocidos como Kenneth Moore o Peter Cushing y directores como Armando Ossorio. ¿Cómo fue la experiencia?

Tuve la suerte de trabajar en cuatro westerns. Trabajé con Christopher Lee, Peter Cushing que era un encanto de persona. También con Gina Lollobrigida que era más mayor que yo.Recuerdo que querían sacarnos una foto y ella procuró estar con la cara hacia cámara y yo tuve que salir de perfil (se ríe), esos son los pequeños trucos que sabe una actriz que ha trabajado mucho, como Gina. Luego conocí a Telly Savalas, un encanto. Recuerdo que en una escena del western estaba detrás de cámara haciendo burradas para que me riera. Son estas las cosas que hacen un rodaje divertido.

¿Eran muy largas las jornadas de trabajo?

Antes cuando tu tenías un papel a no ser que fueses protagonista o  segundo protagonista, rodabas y te ibas a tu casa. Es una pena porque eso me ocurría en las grandes películas y no tengo muchos recuerdos. Pero en las pequeñas como “La noche del terror ciego” tengo muchísimas anécdotas. Por ejemplo, en una escena en la que otra actriz y yo teníamos que hacer de lesbianas me acuerdo de que el director Armando de Ossorio vino y me dijo Lone, ¿Cómo hacemos esta escena? porque yo no se cómo es ser lesbiana y le dije “yo tampoco”. Así que me fui a pensarlo y pedí dos botellas de vino, estuvimos medio borrachas, pero hicimos una escena divina (se ríe).

IMG_20171002_115205
Lone Fleming en “Una vela para el diablo”

Desde su punto de vista. ¿Nota mucha diferencia entre cómo era el método de trabajo antes y ahora?

Sí, noto mucha diferencia precisamente por el digital. Hoy se hacen dos mil o tres mil cortos. Esto es muy bueno para los jóvenes que pueden demostrar su talento. Pero por otra parte se masifica. Yo volví hace seis años a Facebook y vi que todos los fans que tenía, los jóvenes directores con sus cámaras digitales, ya me empezaban a llamar. Para ser abuela, madre, señora mayor… y la verdad que me encantó.

¿Por qué se ha decantado por el cine de terror?

Mira eso realmente no ha sido por parte mía, es algo que me ha elegido, porque a mí me encanta la comedia. Siempre he tenido miedo de ver películas de terror, pero una vez que empecé a entrar en el género descubrí que era mucho más divertido hacer una película de terror porque pasaban tantas cosas… Era un mundo nuevo. Es un género que no muere nunca puede ser porque en el fondo al ser humano le gusta matar, le gusta la violencia y ve estas cosas para aliviarse, para no hacerlo.

También ha trabajado como directora. ¿Qué le hizo dar el salto del trabajo más actoral a la dirección?

Yo siempre he tenido muchísimo respeto por los directores. He tenido mucho miedo de dar el salto. Podía haberlo hecho con la película “La casa gris” pero tengo mucho respeto. Mi último corto, la Virgen Descalza sé que es algo que solo puedo dirigir yo.

En estos tiempos en los que los grandes nombres de directores son sobre todo masculinos ¿Cree que para una mujer es más difícil la producción y dirección?

A mí me importa tres cominos que los grandes directores sean hombres. No lo pienso. Las mujeres contamos las cosas de forma diferente. El hombre va con el sexo por delante y la mujer no. Eso les quita mucha imaginación.

Bueno, acaba de terminar de rodar su último cortometraje “La Virgen descalza” ¿Cómo ha sido la experiencia?

Es una historia que he tardado tres años en escribir. Sabía cómo quería todo, decía “cámara aquí “, quería todo muy organizado. Lucas Hidalgo es uno de los productores y me preguntó si quería grabar en Úbeda y dije venga, adelante y entonces empecé a dibujar el storyboard. Estoy también detrás de producción y conseguí que Sandra Alberti, que es muy famosa por Escalofrío, hiciera de actriz. El papel tanto de mujer como de hombre y como tiene una tienda en Madrid entonces la propuse que también se encargara del vestuario.

He cogido los planos más difíciles y he ido muchas veces a las localizaciones precisamente para saber dónde están los problemas. Creo que como soy vikinga, lo quiero tener todo perfecto. Aunque siempre hay problemas.

Me gusta pensar siempre que hay algo más y precisamente la Virgen Descalza trata de  un hombre que en otra vida conoció a una mujer y se enamoraron pero no pudo ser. La película arranca con una chica joven que está a punto de casarse…

¿Ha sido difícil conseguir la financiación?

Llevo francamente mucho tiempo gastándome dinero. Yo soy muy consciente, si quieres hacer un corto y lo quieres dirigir, tienes que pagar. Porque es muy difícil conseguir ayudas y además se piden después a través de grupos de productoras. He pagado vestuario, viajes, comidas. Pero yo eso lo sabía y había ahorrado. Lo que hemos hecho es poner en Facebook el teaser, el cartel y el crowdfunding. Espero que cuando la gente vea el teaser contribuya. Aunque tengo todo previsto si algo falla. Tengo que disfrutar y que los demás disfruten.

¿Hay algún director que fuese su modelo que seguir?

Hay muchos. Pero por ejemplo Hitchcock,  para mí es muy importante que esté todo muy medido como él hacía. También hay un director español que me encanta que es Miguel Ángel Vivas, tiene mucha sensibilidad. Y luego extranjeros Fritz Lang o el danés Dreyer porque yo quizás lo que estoy buscando un poco siendo danesa, es esa dureza que viene de mi parte vikinga, no tengo miedo de sacar temas duros.

¿Se ha planteado lanzarse a dirigir algún largometraje?

Sí, tengo más o menos la historia. La primera vez que fui a Úbeda, Hidalgo me llevó al castillo de los templarios que hay allí y cuando llegué a las cuadrigas que son de esa época, me quedé fascinada y me vino una historia sobre esto. Mi idea es hacer la historia relacionándola con la película “Noche del terror ciego” en la que actué, pero en una versión moderna.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes cineastas?

Hoy es un negocio muy difícil. Primero que se saquen un título, poco a poco que empiecen en rodajes de fin de semana y luego por supuesto escribir mucho y observar. De cualquier cosa que te ocurre una mañana puedes sacar un corto.

 

Paz Guadamillas Sánchez

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s